Alberto Rodriguez Cervantes se formó como psicólogo en la UNAM y después como terapeuta familiar en el ILEF.

En Chihuahua, de donde es originario, es cofundador del Instituto Regional de Estudios de la Familia del que es docente y supervisor clínico, donde ahí mismo es doctorante.

Es también cofundador del Centro de atención y prevención psicológicas donde acompaña principalmente a hombres que han ejercido violencias de género.

En el Centro de Derechos Humanos de las Mujeres colabora dando acompañamiento psico-social a familiares de más de cien personas desaparecidas de manera forzada o involuntaria. Acompaña también a familias que viven los efectos físicos y emocionales de haber vivido en un asentamiento autorizado por el municipio, pero altamente contaminado con arsénico, mercurio, cadmio y otros metales pesados.


Es de su experiencia en estas áreas lo que nos compartirá en este módulo del diplomado en Terapia narrativa.